Este sitio web utiliza cookies propias con finalidad técnica, por lo que no recaba de carácter personal de los usuarios. Para más información puede visitar la Política de Cookies

+34 981.179.000 ade@imqsanrafael.es

Envía tu noticia al departamento de prensa

INSTITUTO MÉDICO QUIRÚRGICO SAN RAFAEL, S.A., con NIF: A-15016702; A Coruña, Avda. de Las Jubias nº82, codigo postal 15006, como Responsable del Tratamiento tratará sus datos personales con la finalidad de atender la solicitudes presentadas en el presente formulario.

Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad y la limitación u oposición, así como, retirar su consentimiento mediante comunicación escrita, acompañada de copia de un documento identificativo válido A Coruña, Avda. de Las Jubias nº82, codigo postal 15006 o mediante el envío de un mensaje de correo electrónico a dpo@imqsanrafael.es desde la dirección que haya facilitado en el registro o como medio de contacto, indicando la referencia “Ejercicio derechos protección de datos” y adjuntando copia de documento identificativo, así como a reclamar ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos: www.aepd.es).

Para más información le recomendamos que lea nuestra Política de Privacidad

Hospital San Rafael

CONSULTORIO MÉDICO - LA VOZ DE GALICIA

Ese feo angioma

CONSULTORIO MÉDICO - LA VOZ DE GALICIA · lunes 19 de diciembre de 2016

Ese feo angioma

Dr. José Luis Díaz Valiño, especialista en Neuroradiología

 

La confusión sobre las anomalías vasculares superficiales es grande. Su causa se encuentra en alteraciones en el ciclo de la formación de vasos arteriales, venosos y/o linfáticos. La mayor parte de estas lesiones vasculares se identifican alrededor del nacimiento y terminan desapareciendo sin tratamiento. Suponen más un problema cosmético que médico, aunque siempre con una gran repercusión psicológica en el ambiente familiar. Pero si esa lesión sigue presente en un adolescente o adulto, ya no es un hemangioma o angioma, sino que se trata de una malformación vascular queirá creciendo lentamente a lo largo dela vida, a veces en relación con traumatismos, cambios enla presión de la sangre o la linfa, infecciones, cambios hormonales, etcétera. Las manifestaciones clínicas son extremadamente variables y van desde coloraciones cutáneas asintomáticas, sólo con repercusión estética, hasta tumoraciones que ocasionan serias limitaciones funcionales e incluso ponen en peligro la vida del paciente.

El diagnóstico de una malformación vascular es fundamentalmente clínico. Con los estudios de imagen se esclarece y confirma su naturaleza y se determina su extensión en planos profundos. La ecografía asociada al doppler aporta información anatómica y datos hemodinámicos, como la velocidad y dirección del flujo, de gran utilidad tanto en las malformaciones de alto flujo (arteriovenosas) como en las de bajo flujo (venosas). La resonancia magnética proporciona una excelente diferenciación tisular y resolución espacial para demostrar las relaciones anatómicas y estudiar los tejidos circundantes. En ocasiones se precisa un estudio histológico y deberá realizarse una biopsia.

Con respecto a las posibilidades terapéuticas de estos pacientes, se requiere un enfoque multidisciplinar y consensuado. Y en las malformaciones de la cabeza, cara y cuello el neurointervencionismo lleva a cabo delicados procedimientos bajo anestesia. La embolización, mediante un cateterismo transarterial o transvenoso con espirales, partículas y líquidos adhesivos o precipitantes bajo control fluoroscópico,es especialmente útil en las malformaciones arteriovenosas. Se utiliza de forma coadyuvante previa a la cirugía para reducir la vascularización de la lesión y el riesgo potencial de sangrado durante la intervención.También de forma paliativa, para evitar el sangrado de lesiones extensas irresecables o controlar su crecimiento. La inyección directa percutánea, guiada también con fluoroscopia para el control dela microespuma, líquidos o geles esclerosantes empleados, esde especial utilidad en las malformaciones de predominio venoso. También es efectiva la escleroterapia en las malformaciones linfáticas.

 

PREGUNTAS

Mi bebé ha nacido con una mancha roja en la frente y le llega al párpado.¿Qué puede ocurrirle?

Los dos tipos más frecuentes de anomalías vasculares de nacimiento, los hemangiomas y las malformaciones vasculares, pueden ser muy parecidas, pero son diferentes en su evolución y tratamiento. Los hemangiomas aparecen en las primeras semanas o meses de vida, mientras que las malformaciones vasculares siempre están presentes en el nacimiento, aunque desde el principio no sean aparentes. Los hemangiomas suelen desaparecer por sí solos con el paso del tiempo, mientras que las malformaciones vasculares suelen crecer durante toda la vida. Pero hay excepciones: existen hemangiomas congénitos ya intraútero que inician la fase de regresión con el nacimiento y desaparecerán en pocos meses, y otros que no involucionan y persistirán durante toda la vida. Estos últimos se caracterizan histológicamente por ser GLUT-1 negativo y pueden confundirse con una malformación vascular.

 

Tengo desde siempre un angioma en el labio y dentro de la boca pero ahora me está creciendo. Además de feo, sangra y me dificulta las comidas y el habla. ¿Se puede curar?

El tratamiento de las malformaciones vasculares que consiga soluciones definitivas o paliativas para los pacientes es complejo. Estas lesiones deben ser atendidas y enfocadas por unidades multidisciplinares de dermatólogos, cirujanos plásticos y vasculares, así como cirujanos pediátricos, radiólogos intervencionistas y patólogos que aúnen esfuerzos para una correcta clasificación del caso, su seguimiento y el diseño de las estrategias terapeúticas apropiadas. Esta visión del problema es esencial, ya que en la mayoría de las malformaciones vasculares será necesario utilizar una combinación adecuada de varios procedimientos (láser, escleroterapia, embolización, cirugía...), puesto que la aplicación de uno solo no suele ser suficiente.

 

Si tienes una malformación vascular en la cara o en la espalda, ¿puede que también tengas otra en el cerebro o en la médula espinal?

Sí. Son extremadamente raras, pero determinadas malformaciones venulares se asocian a una malformación vascular de las cubiertas meníngeas del cerebro y de la médula. Son las angiomatosis encéfalotrigenal y cutáneo-meningoespinal. La confirmación diagnóstica se realiza mediante resonancia magnética. La primera cursa con crisis epilépticas y la segunda (síndrome de Cobb) puede beneficiarse de tratamiento con embolización o cirugía antes de que ocasione una paraplejia.

 

Compartir en
< Volver a la portada

Categorías

Unidad de Arritmias

Medicina del Deporte

Cirugía de la Obesidad

Unidad de Espalda

Unidad de Mama

Tratamiento del Dolor

Unidad de Tratamiento de la Obesidad

Cirugía Plástica Reconstructiva

Cirugía Robótica

Cirugía de la Mano

Unidad de Patología Hepática

Cirugía Torácica Mínimamente Invasiva

Unidad de Consejo Genético

Medicina Preventiva Personalizada

Unidad de Cefaleas

Neurogenética

Hospital San Rafael

Dirección

Las Jubias, 82

15009 A Coruña,
España.

Ver mapa >

Teléfonos

981 179 000

981 179 005

981 179 006

Centralita

Consultas Externas

Admisión


Ver todos los teléfonos >

Faxes

981 283 688

981 173 657

Fax

Fax Unidad
de Diálisis

Cómo llegar

Línea 12 Los Rosales-CHUAC

Línea 12A Plaza Conservatorio-CHUAC

Línea 17 Avda. Hércules-CHUAC

Líneas 20-22 Plaza de Pontevedra-Avda. Pasaje

Para más información consulte este enlace